martes, 2 de septiembre de 2014

El dolor es algo temporal, puede durar un minuto, una hora, un día o un año, pero al final se acabará y otra cosa tomará su lugar. Sin embargo, si me rindo, ese dolor será para siempre.

Lance Armstrong